1. ¿Cuándo y cómo le surgió la necesidad de escribir literatura infantil y juvenil?

Escribo desde que tengo uso de razón, pero no hubiera empezado a escribir para jóvenes si una editora amiga no me hubiera animado a hacerlo. Me dijo que debía probarlo, que ella pensaba que me iba a sentir cómoda, que me iba a gustar. Desde luego, acertó. Escribí mi primera novela para jóvenes en 1996. Nunca más he dejado de hacerlo. Y sí, me gustó. Los adolescentes son mis lectores favoritos.

 

  1. ¿Por cuál de sus obras siente más afecto?

Todas las novelas tienen sus razones de existir, y todas son importantes. Todas han sido mis favoritas, mientras las estaba escribiendo. Si no, ¿qué sentido tendría embarcarse en semejante aventura? Lo que ocurre es que concibo la escritura como un aprendizaje constante, una evolución. Por eso suelo estar siempre más orgullosa de la última que he escrito. Creo que lo he hecho mejor en la última que en las anteriores, porque sé más cosas, no solo de mi oficio sino también de la vida. Pero si no es así, siempre tengo la siguiente novela para reparar los errores cometidos.

 

  1. ¿Qué personaje de sus obras le ha marcado más?

Voy a decir dos muy diferentes. Por un lado, Ben, uno de los protagonistas de la trilogía formada por las novelas “Mentira”, “Verdad” y “Miedo”, al que acabo de dedicar una novela en exclusiva. Es un personaje que me ha rondado mucho tiempo, hasta cierto punto me ha obsesionado. Un chaval valiente, ambicioso, trabajador, con una vida muy difícil que, sin embargo, consigue salir adelante. Pero toma las decisiones y los caminos equivocados. Es un ganador, pero pierde. Me encanta como personaje. He conocido algunos como él. En cierto modo, es un homenaje a algunos jóvenes que me han impresionado durante mis investigaciones. El otro es un diablo, de nombre Eblus, curiosamente también el protagonista de una trilogía (formada por “El dueño de las sombras”, “Cripta” y “Sapere Aude”). Sigue también conmigo, porque es un personaje que me ha divertido mucho, que tiene todo lo malo de mí misma. A veces pienso que es el mejor personaje que he inventado jamás. Uno de los más complejos, seguro.

 

  1. ¿Existe alguna cuestión que intenta evitar cuando escribe?

Intento evitar bastantes cosas. El aburrimiento, en primer lugar. Repetirme a mí misma, lo cual es todo un reto cuando has escrito mucho. Aprender, evolucionar, no escribir siempre la misma novela ni sobre las mismas cosas.  Por supuesto, también intento esas cosas que todo escritor debe conseguir: un lenguaje hermoso y apropiado, un buen estilo, cumplir las expectativas, no caer en el tópico… podría seguir. Escribir es una lucha contra tus propias limitaciones. A estas también trato de evitarlas, en la medida de lo posible.

 

  1. ¿Alguna vez ha tenido que escribir un contenido por encargo?

No se me da muy bien aceptar encargos, imagino que porque tampoco se me da muy bien obedecer órdenes de nadie. Sin embargo, si alguna vez he aceptado alguno ha sido porque he visto que encajaba con lo que yo tenía ganas de hacer y que podía aportar algo al desarrollarlo. No puedes escribir aquello en lo que no crees. Me aburriría mucho, pero además no lo haría bien. Por eso no suelo aceptar encargos.

 

  1. Cuando escribe, ¿dónde pone más énfasis, en la forma o en el fondo?

Una novela debe ser un equilibrio de ambas cosas. La forma debe existir y tener un sentido, pero también debe estar al servicio de la historia. Si la forma se nota demasiado, es un error. Y, desde luego, el fondo debe cuidarse mucho. Hay que tener una historia, un motivo poderoso para empezar a narrar. Sin una buena historia no tenemos nada.

 

  1. ¿Qué es lo que menos le gusta del mundo de la literatura –presentaciones, entrevistas, conferencias, presión de las editoriales…-?

Soy bastante sociable, no me disgusta en absoluto la parte social de la literatura, aunque con el tiempo me doy cuenta de que lo que más disfruto es de mi soledad y mi escritura, con horas y horas de tiempo para desarrollar ambas cosas. Tengo suerte de tener editores con quienes hablar es un placer y reunirse, una fiesta. No me siento presionada en absoluto, y es maravilloso hablar de literatura con ellos, aunque lo hagamos de tarde en tarde. De las presentaciones me gustan los lectores, que siempre son un regalo, un milagro, alguien de quien aprender. A lo largo de estos años, mis lectores me han dicho cosas preciosas, que siempre recuerdo, y que están conmigo en los momentos de desánimo, cuando un capítulo no quiere salir o cuando me levanto con un mal día. En fin, soy consciente de la suerte que tengo y espero saber verlo hasta el final.

 

  1. ¿Qué premio literario le ha producido más agrado?

¿Puede haber un premio que no produzca agrado? Todos me han hecho muy feliz, pero voy a citar uno que fue muy importante: el primero que recibí, en el colegio, a los 16 años. Fue un premio fundamental en mi carrera: sin él jamás me habría atrevido a presentarme a otro. Fue la primera vez que alguien consideró que lo que yo escribía podía tener algún valor. Me dio un enorme empujón.

 

  1. ¿Qué obra literaria tiene en mente, y todavía no la ha llevado a cabo?

Ando dándole vueltas a un proyecto que ahora mismo no puedo abordar, primero porque estoy escribiendo otra cosa que me requiere por completo, pero también porque necesitaré viajar bastante, y ahora mismo no podemos ir ni a la vuelta de la esquina. Si por fin consigo viajar a Nueva York y puedo pasar allí una temporada, y luego volar a Londres y quedarme otro buen tiempo, escribiré una historia llena de personajes y anécdotas sorprendentes que va creciendo en mi cabeza. En realidad, es la historia que quisiera poder leer y que nadie ha escrito, que yo sepa.

 

  1. ¿Qué consejos daría a un principiante en el mundo de la literatura?

Me temo que no voy a descubrir nada. Alguien que quiera escribir debería leer todo lo que pueda, escribir a diario y con constancia, observar el mundo que le rodea, llevar consigo un cuaderno para no dejar escapar nada y no desanimarse pase lo que pase, por mucho que le ocurran cosas que le lleven a ello.

 

 

Calidad de la información

Traducir »